La ciencia ficción como profeta lúcido